Superbizarros

Superbizarros: Mojo

MojoLa frustración es la madre de las malas ideas. El rencor suele ser el padre, pero las malas ideas acaban siendo bastardas.

Los papás del supervillano Mojo fueron Ann Nocenti (guionista de Daredevil) y Art Adams.

Nocenti había intentado vender una serie de TV a varias cadenas. “No tendría suficiente audiencia”, la decían.

Cuando fue contratada en Marvel, se inspiró en los ejecutivos de las productoras para crear un archienemigo difícil de olvidar.

Mojo era un alienígena repulsivo 100% grasa (no tenía huesos) que se desplazaba sobre un escorpión mecánico. Su némesis era Longshot, un clon de pésimo gusto (para dibujarle se fijaron en Limahl, cantante de “La Historia Interminable”).

El lejano universo de Mojo y Longshot estaba habitado por invertebrados psicóticos. La causa de su locura era la televisión terrícola: sus ondas les llegaban a través del espacio, provocándoles aterradoras pesadillas. Imagínate que cada noche sueñas con “Sálvame”.

mojoooEstos invertebrados pasaban tanto tiempo viendo la tele que no tenían tiempo de trabajar, por lo que crearon unos clones-esclavos. Para hacerlos se fijaron en los seres que aparecían en sus pesadillas. Eran los años ochenta: Stallone, Emilio Estévez, Michael J.Fox… Limahl cantaba “La Historia Interminable” y su contaminación acústica recorría el cosmos.

Mojo era el dictador de este delirio, dominando a las masas con teletienda, concursos y pelis de acción. Longshot era el actor de moda. Para conseguir un taquillazo, Mojo envió a su reparto a la Tierra, donde lucharon contra los X-Men. Un amnésico Longshot se rebeló contra su creador y decidió combatir al tirano, lo que supuso un récord de audiencia que dio a Mojo más y más poder.

Inmune a cualquier tipo de ataque, Mojo solo tenía un punto débil: si bajaban sus índices de audiencia todo le hacía daño. Hijo de la frustración y del rencor, aún sigue apareciendo en algún que otro cómic, siempre en busca de la fórmula del éxito catódico.

Los habitantes de su planeta están peor que nunca: las ondas de nuestra telebasura siguen poblando sus pesadillas. Últimamente sueñan con famosos que compiten para ver quién salta mejor desde un trampolín. Ya lo dijo Mojo: “Tengo 72.000 canales y ni un solo programa que merezca la pena”.

2657747-mojo_annihilators_earthfall_1

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s