Superbizarros

Superbizarros: El Hombre de Asbesto

La historia de El Hombre de Asbesto es breve y estúpida. El profesor Orson Kasloff, brillante químico de codos pelados y ojos desgastados en la penumbra de las bibliotecas, se harta de no ser ni rico ni famoso. Concluye que la única manera de llevar una vida digna se encuentra lejos de la comunidad académica, en el mundo del hampa. Ofrece sus servicios a los líderes del crimen organizado, que se ríen de él.

Dolido en su orgullo, decide demostrar su poder venciendo a algún superheroe de primer nivel, como por ejemplo la Antorcha Humana. Compra un castillo para realizar sus experimentos (al estilo del Dr. Frankenstein) y fabrica un traje especial (con máscara, red y escudo) hecho de un superasbesto ignífugo de su propia creación (como el amianto de los tejados tóxicos pero a lo bestia). Escribe una carta a la Antorcha Humana retándole a un combate, y el superhéroe, fiel a su fama de engreído, aparece y es derrotado.

El éxito efímero de El Hombre de Asbesto le permitió convertirse en el proveedor de tecnología y productos químicos de la mafia local. Hasta que, en un segundo asalto, fue derrotado por la Antorcha, que ardió hasta consumir todo el oxígeno de la zona, provocando el desmayo por asfixia del villano. El Hombre de Asbesto tenía una maravillosa máscara anti-gas hecha de superasbesto, pero sorprendentemente se le olvidó rellenar el tanque de oxígeno que le habría dado la victoria.

Creado por Stan Lee, apareció en el nº111 de Strange Tales (en español, nº36 de Los 4 Fantásticos) y tras su humillante derrota nada se ha vuelto a saber de él, salvo que está en una cárcel para tarados peligrosos. La editorial Marvel, por olvido o pereza, ha desaprovechado la oportunidad de regalarnos un dramón de actualidad ecológica, ya que cabe imaginar el lamentable estado de El Hombre de Asbesto tras sus múltiples experiencias con el amianto, maravilla tecnológica en los años sesenta y metal supertóxico hoy en día. En lugar de eso, han matado a la Antorcha Humana, seguramente para resucitarle dentro de algunos números, un trato mucho mejor que el eterno anonimato al que ha sido condenado Hombre de Asbesto, el científico que se cansó de no recibir subvenciones.

Anuncios
Estándar

4 thoughts on “Superbizarros: El Hombre de Asbesto

  1. Pingback: Superheroes Bizarros: El Hombre de Asbesto

  2. Pingback: Superheroes Bizarros: El Hombre de Asbesto | PHP SPain

  3. David dice:

    Apareció en un número de “los vengadores de los grandes lagos” en el macro evento “fear itself”. Se encontraba en un estado pésimo de salud, debido a que su traje le había provocado cáncer. Un número bastante extraño jajajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s