Superbizarros

Superbizarros: Oruga

No hay nada que hacer cuando la creatividad se agota. En la primavera de 1997, el guionista Scott Lobdell y el dibujante Joe Madureira estaban a cargo de una de las joyas de la corona de la editorial Marvel: la Patrulla X, con sus más de trescientos números de historia y sus enrevesadas tramas. Sumidos en una severa crisis creativa, las ideas eran fugaces y excéntricas, adjetivos perfectos para definir a Oruga (en inglés Maggott, “larva”).

Sudafricano criado en el apartheid, era uno de esos personajes-despropósito que proliferan en las historias fallidas. Probablemente ideado tras un episodio de acidez gástrica, Oruga no tenía sistema digestivo y siempre había sufrido horrores para terminarse la merienda, hasta que descubrió que sus dolores se debían a que en lugar de estómago tenía dos enormes gusanos instalados en su interior. Emparentados con una raza alienígena, estas asquerosas larvas salían reptando de su ombligo y se alimentaban de cualquier cosa que encontraran. Una vez saciados, los gusanos volvían a las entrañas de Oruga y liberaban los nutrientes necesarios para mantenerle vivo. Además, le transmitían superfuerza y los recuerdos de los objetos que habían devorado. Nunca se aclaró si Oruga se tomaba un Almax después de semejante trance, pero tan confusos “poderes” (¿quizás había pillado la tenia o solitaria?) le condenaron desde el principio a ser un insólito outsider. Debutó en Uncanny X-Men nº345 (en español Patrulla X Vol.2 nº24) y ni tan siquiera duró diez números. Sus creadores, Lobdell y Madureira, fueron reemplazados a los pocos meses. Quedó claro que habían perdido el norte.  

Sometido a los deseos de sus dos sanguijuelas gigantes, Oruga desapareció sin que ningún personaje se preguntara por su repentina ausencia (“¿qué fue del tipejo al que le salían babosas de las tripas?”). Regresó años después, pero solo para morir en un número de Arma X, exterminado en un campo de concentración. Antes de ser gaseado, regaló uno de los gusanos a un misterioso niño del que no hemos sabido más… la lógica Marvel indica que habrá secuelas. El verdadero giro argumental habría sido que uno de los gusanos devorara al otro, transmitiendo después a Oruga los recuerdos de la ancestral larva y revelándose así el verdadero significado del superhéroe de las digestiones pesadas.

   

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Superbizarros: Oruga

  1. Pingback: Superbizarros: héroes del cómic y del fracaso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s