Miguel Calzada

Umberto Eco y Wikileaks: el futuro regresivo

Umberto Eco ha pasado por Madrid para presentar un libro y enfriar el entusiasmo sobre el caso Wikileaks. Dice que lo que está pasando solo demuestra que los servicios de inteligencia no son inteligentes. Todos los secretos filtrados por Wikileaks fueron publicados hace meses, incluso años, por los periódicos que ahora desmenuzan los cables americanos. “Los espías son vagos, en lugar de descubrir secretos prefieren quedarse con el poder del que tiene un secreto que no existe, un secreto vacío”. Esta teoría está en las antípodas de la que asegura que Wikileaks ha cambiado para siempre el mundo de la comunicación.

Eco siempre ha sido un escéptico. Está convencido de que los libros sobrevivirán a los soportes informáticos. El genio de la semiótica califica Internet de “mermelada comunicativa”, un lugar en el que todos hablan y nadie escucha.

La gran fauna de Internet, liderada por activistas y blogueros, anda obsesionada con Wikileaks, el trending topic del trimestre. Creen que es algo revolucionario, aunque menos que Facebook, por algo Mark Zuckerberg ha sido nombrado personaje del año por la revista Times.

La filtración masiva de cables da la sensación de que un internauta cualquiera puede hacer algo, aportar su granito de arena, aunque sea leer los pequeños relatos escritos por unos espías que no son espías. Visten de corbata, son embajadores y diplomáticos que se mueven en el supermundo de las recepciones y los canapés. Según Eco, ¿qué puede saber esta gente sobre el mundo?

Umberto Eco se movió en el supermundo de la semiótica,
un gueto de catedráticos, hasta que escribió “El nombre de la rosa” en 1980. Tras publicar “El cementerio de Praga” le han acusado de antisemita porque el protagonista de su libro lo es. Se trata de una confusión entre escritor y personaje que valdría también para acusar a los autores de la Biblia de inventar un Dios cruel y vengativo. Vivimos en un mundo acostumbrado a leer breves informaciones online con multitud de enlaces y barras de anuncios en los márgenes de la pantalla.

Desvelada la mejor parte del pastel Wikileaks, siguen llegando guindas y lo más interesante ahora es lo que le suceda a Julian Assange, el enigmático personaje que ha organizado todo esto. En Estados Unidos piden que se le juzgue, incluso que se le fusile por alta traición, y en la historia, como en toda buena historia, aparece cada vez más la CIA. Los espías más secretos del mundo podrían haber pagado montañas de dólares a las dos mujeres que acusan a Assange de violación, causa por la que intentan cargárselo en Reino Unido y Suecia antes de empaquetarlo en un vuelo a Nueva York. La CIA es fascinante. Solo con su historia pueden escribirse millones de novelas, inventarios sobre sus secretos vacíos, como “The Company”, de Robert Littell, o “The soul of Viktor Tronko”, de David Quammen.

A este paso desclasificarán los archivos de la CIA y descubriremos que a Kennedy lo mató una alianza de espías resentidos y mafia cubana. Que el alunizaje del Apollo 11 lo rodaron en Hollywood. Que en una base militar de Nevada se experimenta con tecnología alienígena. Todo lo que ya sabíamos.

Cuando a Umberto Eco intentan convencerle de que Wikileaks es más importante de lo que él cree, el genio de la semiótica cede y admite que “prefigura un futuro dominado por la regresión”. Tiene mala pinta. Ha venido a Madrid para presentar un libro que nadie sabe leer. Quizás alguien consiga escribir algo decente a partir de los cables de Wikileaks, pero tendrá que hacerlo con hipervínculos, párrafos de cinco líneas y en 140 caracteres.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Umberto Eco y Wikileaks: el futuro regresivo

  1. Mario dice:

    la cuestión es saber quien es el fulano que ha pagado la fianza a sr. Assange, cuales son sus intereses? lo estrá torturando ahora mismo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s