Miguel Calzada

Wikileaks nos hará libres

Internet y la privacidad avanzan de la mano, planteándose cada poco la idea de una regulación-censura que destroce la máxima de que nadie puede poseer ni controlar nada de lo que circula por una Red que está, al igual que Dios, en todas partes y en ninguna. A mediados de los noventa todavía era posible encontrar gente que preguntaba dónde estaba Internet o quién lo manejaba, pero con los años nos hemos acostumbrado a la gran telaraña omnisciente (gracias a Google y Wikipedia), omnipresente (gracias al Wi-Fi) y quizás, solo quizás, omnipotente.

Usamos el anglicismo “privacidad” en lugar de “intimidad”. Nos inquieta la definición de la RAE: “Zona espiritual íntima de una persona o grupo”. Poca intimidad-privacidad podremos tener cuando nos paseamos por la gran Red, comparable a la plaza del pueblo.

El caso Wikileaks fastidia la privacidad de los poderosos de manera masiva. Los cotilleos de los espías han salido de la zona espiritual íntima de las embajadas y están ahora en la plaza del pueblo. Ni Berlusconi ni Putin han sido etiquetados en Facebook en una foto escabrosa y ningún embajador ha usado Internet para encontrar su intimidad perdida. Los que han usado la Red han sido las gargantas profundas que han elegido Wikileaks porque sabían que era la mejor manera de que se enterasen todos. Hemos aprendido mucho de las innumerables venganzas de ex novios que cuelgan en la Red los desnudos de sus antiguos amores.

Wikileaks es mucho mejor que la plaza del pueblo: que se entere todo el mundo pero que nadie sepa que lo he dicho yo. Garantizado el anonimato, a la web llegan todo tipo de informaciones. No son rumores, son documentos, la letra impresa con toda su autoridad. Antes de esta gran remesa de cables sobre Estados Unidos y sus aventuras diplomáticas publicaron los correos electrónicos de Sarah Palin y los del Climagate. También disponen de información esotérica, como los pasos del ritual secreto de iniciación de la fraternidad Alpha Sigma Tau, logia de la joven élite yanqui.

El líder de este invento es un tipo extraño con aspecto de guitarrista de The Cure, pirata informático de infancia errante que abrió la página con la ayuda de un grupo de disidentes chinos. Uno de los socios fundadores les acusó en 2007 de estar subvencionados por la CIA, ni más ni menos. Al principio Wikileaks era genuinamente wiki: cualquiera podía publicar, editar y comentar las informaciones que construyen la web. Pero desde hace meses los comentarios están prohibidos y existe un filtro editorial para separar el grano de la paja.

El caso Wikileaks confirma algunas teorías de la conspiración. La de los arabes sunníes contra los chíitas de Irán. La de los chinos contra Google. La de Pakistán contra sí mismo.

Internet no está en ninguna parte, está en todas. Una de sus virtudes originales era la de disolver la propia intimidad en la Red para poder hablar libremente. El Internet de los foros y los chats anónimos, las identidades virtuales. La revolución 2.0. nos asigna una etiqueta definida, nos obliga a perder nuestra intimidad neurótica. Se pierde el anonimato y abundan las identidades, por todas partes hay perfiles y gente 2.0 que lo comparte todo en fotos, vídeos y textos de 140 caracteres. Nuestra zona espiritual a la vista de todos.

La fórmula de Wikileaks es proteger a las fuentes. Si a mayor anonimato, mayor libertad, todo parece indicar que caminamos decididos en la dirección contraria. La Red tiene cada vez más datos sobre nosotros, empieza a saber demasiado. Y se nos promete una revolución 3.0. en la que todos esos datos cobrarán vida y se asociarán entre sí de manera inteligente. A menos que nos hagamos con algún documento secreto que enviar a Wikileaks, solo somos una foto en Facebook. ¿Qué harán los poderosos para frenar a las gargantas profundos del futuro? ¿Dónde está Internet? ¿Y quién lo maneja?

Anuncios
Estándar

3 thoughts on “Wikileaks nos hará libres

  1. Carlos Gonzalez dice:

    Es tan reveladora la realidad de Wikileaks.

    Es al periodismo lo que Linux a Windows.

    Tanto periodista dandoselas de academico y lo que la realidad nos muestra es que hacen lo que manda el que paga y lo hacen para cobrar.

    O que USA ya no es una superpotencia, por ello se han atrevido a publicarlos y lo que vemos es que en Asia los Chinos han dicho que cuando quiten las bases militares ellos quitan a Kim il Yung en Corea.

    O en orientemedio bromeaba el secretario de estado que “estos saudies siempre quieren combatir a los iranies hasta el último americano”.

    Assange va a pagar el fin de la supremacia americana, aunque esperemos que tanta revelacion de secretos no les haga comportarse en público como lo hacen en privado. Esperemos que Assange no lo assesinen com hace Putin con sus disidentes o que le extraditen cuando no hay razòn legal, pues en USA filtrar secretos es delito, pero recibirlos y publicarlos no lo es.

    Si no vinculan a Assange al robo de documentos no tienen nada.

    Esperemos que lo humano de todo este culebron legal de Assange sea su mejor garantia de justicia por tener la atencion fija en todo el morbo de wikileaks y Condomleaks…

  2. Otra de las anomalías es que apenas nadie se ha preguntado hasta qué punto esta última remesa de Wikileaks es verdad. Que una información sea ultrasecreta y anónima no le confiere automáticamente una autoridad indiscutible. O quizás es una verdad parcial, una serie de cables que los diplomáticos tenían que redactar para cumplir con los objetivos del trimestre y que rellenaban con los cotilleos que tenían a mano. O quizás es una filtración interesada (¿hay alguna que no lo sea?). Me sorprende que los medios “afortunados” no se hayan hecho más preguntas al respecto y, si se las han hecho, que no las hayan publicado. Estos periódicos andan procesando la información en bruto y sirviéndonos cada día platos ya preparados. Pero, ¿de dónde vienen los ingredientes?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s