Miguel Calzada

Cómo desaparecer sin dejar huella: el modelo Elvis

Las mejores historias del mundo son en realidad una sola historia: la historia de una huida. Es lo único que nos interesa en todo momento: cómo escapar. (Walter Bagehot)

Es difícil escapar a la tentación de desaparecer, desvanecerse para abandonar los problemas y el tedio. Las historias más famosas son las de famosos hartos de su fama, que emprenden la huida siguiendo el modelo Elvis, de quien todavía se dice que vive en una isla o que trabaja como agente de la DEA. A veces es posible desaparecer y seguir presente, como la teoría de la muerte de Paul McCartney en 1966 y su sustitución desde entonces por un doble llamado William Campbell.

Quizás el primer famoso en desaparecer, para gran conmoción de sus fans, fue el profeta Elías, arrebatado hacia los cielos por “un carro de fuego”. Al igual que con la muerte de Elvis, nadie quedó satisfecho: se dijo que tendría que regresar en el futuro como precursor del Mesías, y los ufólogos hablan de la primera abducción de la historia. En la Pascua judía se deja una silla libre para Elías, por si aparece.

También hay desapariciones colectivas, como la de la tripulación del barco Mary Celeste, que en 1872 zarpó de Nueva York con un cargamento de alcohol. Otro barco lo encontró flotando plácidamente en el Atlántico, sin daños y con el cargamento intacto. Solo faltaban los marineros y el capitán, de los que nunca más se supo. La prensa hizo negocio con el último revival del kraken, calamar mitológico gigantesco que habría raptado a la tripulación con sus largos tentáculos.

El guitarrista de un grupo del que casi nadie se acuerda, los Manic Street Preachers, desapareció en 1995 y nunca se ha encontrado su cadáver. Se llamaba Richey James y su rastro se perdió tras abandonar su coche en un área de servicio. Sus fans aseguran haberle visto en Canarias y en la India, llevando una plácida vida hippie.

Hasta Scotland Yard llegó a creer que Richey James no estaba muerto sino de parranda, pues sus amigos declararon que llevaba tiempo fantaseando con la idea de la desaparición perfecta, algo que al parecer también hizo Michael Jackson en los meses previos a su muerte.

Dicen que hasta los libros van a desaparecer (y hay quien los fabrica para que desaparezcan según los lees), y muchos empresarios en quiebra siguen los consejos de este libro: La estrategia de la cucaracha: cómo desaparecer cuando se encienden las luces. En Estados Unidos, donde desaparecer es algo respetable, un ex cazarrecompensas ha montado un negocio para ayudarte a escapar y existen webs con consejos para hacerlo sin dejar huella.

El primero es: “Comprender de qué o quién te escondes”.

Pese a que sabemos que Elvis no se cuidaba y que el área de servicio donde se encontró el coche de Richey James está al lado de un puente frecuentado por suicidas, queremos creer en la posibilidad de la huida. Para el que quiera desaparecer como Elías, en el desierto, en Vanishing Point dan el consejo fundamental: “Escóndete del sol”.

Anuncios
Estándar

One thought on “Cómo desaparecer sin dejar huella: el modelo Elvis

  1. Felicidad dice:

    haveces los hijos presionan mas de lo que los padres pueden aguantar,en mi caso,un hijo de mis 6,me gustaria desapacer para poder descansar,o el suicidio.no de dan cuenta que tenemos limites,pero amo a mis hijos y hay que seguir el camino.al gun dia se dara cuenta,de todo la presion,lo siento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s