Miguel Calzada

Quiero que me quite el sueño Goya

La relación del individuo con el arte es violenta. Implica empeñar los sentidos en hacer caso al Otro. La crítica profesional pretende marcar unas reglas que controlen el desmadre de relacionarnos a pelo a través de obras heterogéneas, aparentemente incompatibles. Da miedo no tener cajones en los que separar los calcetines de los calzoncillos. ¿Y qué es el arte? Si eres de los que ven la vida como un camino, una esfinge que te propone un acertijo, un demonio que se te aparece en un cruce y pide tu alma a cambio de algo fabuloso.

Para disfrutar del arte, hay que entrar en él sin hacer cola, colándose por la ventana. Como aquí:

Tengo cincuenta años y cinco mil euros en el banco. Tengo casi un kilo en el banco y vamos a hacer algo‚ les digo los chavalotes‚ vamos a hacer algo bien gordo‚ joder. Con esa pasta no puedes ir ni a la esquina‚ me dice mi hijo de seis años. ¡Con un kilo no hacemos nada! Ni un piso‚ ni un viaje cojonudo‚ ni la cirugía plástica‚ ni un coche como Dios manda (…) Y el de seis años dice: Lo que yo busco es un rayo de plenitud en medio de este marasmo estúpido empeñado en agravar la nada. Quiero ocultar algo de la vista de todos y quiero cavar. Y voy a coger una pala y voy a ponerme a cavar. El vértigo no nos da ninguna clase de espesor. Al contrario. Tanta velocidad nos deja en los huesos. Acumular experiencias –leí en un libro– no nos protege. Y yo le suelto: ¿Ah‚ si?! ¿Y para eso queréis ir a Disneyworld‚ capullos? Y mi hijo me habla del significado del pato Donald y yo me llevo las manos a la cabeza. No conozco a mis abuelos –dice. No he heredado ninguna tradición. No sé encender el fuego. No sé ni dos palabras de un dialecto a punto de extinguirse y que no puedo perpetuar. Sólo puedo elegir entre agitarme o detenerme y coger de la mano a un tipo disfrazado de Mickey Mouse en Disneyworld y contar mis problemas y mis alegrías a ese desconocido todo sudado bajo el traje de muñeco. Sólo al perro Pluto le puedo contar mi vida (…) Me parece que vamos a ir una de estas noches al museo del Prado‚ cuando ya está cerrado‚ y nos vamos a colar por la ventana. Le vamos a dar una pedrada a una ventana y nos vamos a colar.

Pinchad para leerlo entero. El autor es Rodrigo García y se titula Prefiero que me quite el sueño Goya a que lo haga cualquier hijo de puta.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s