Miguel Calzada

Twitter y democracia

En Twitter andan muy contentos porque el mundo libre se deshace en elogios. La censura del régimen iraní ahoga las protestas pero ahí está el portal de microblogging para dar voz a los partidarios de Musaví. Son las benditas nuevas tecnologías y está claro que la “revolución verde”  no la ha ganado ni Musaví, ni Jatamí, ni Rafsanyaní, sino Twitter.

Con tanto entusiasmo y tanto reportaje sobre Internet como motor de la democracia, a veces se olvida que la tecnología ofrece instrumentos que no son ni buenos ni malos, sino tan sólo útiles. Pueden usarse para mil cosas, no todas buenas, no todas malas.

En Moldavia, como recordaba ayer EL PAÍS, tuvo lugar la primera gran manifestación política convocada a través de Twitter, con miles de personas recorriendo las calles de Chisinau para protestar contra un supuesto fraude electoral. Las movilizaciones tuvieron una cobertura mediática internacional insólita para un país como Moldavia. Mucha menos atención se prestó al desenlace de los acontecimientos. El presidente ordenó un recuento al que acudieron observadores europeos y que certificó la victoria de los comunistas. Se echó tierra sobre el asunto y la que estaba llamada a ser la primera “revolución twitter” se quedó en nada.     

En Irán se olvida que no sólo los partidarios de Musaví pían a través de Twitter. Los que siguen a Teheran Bureau podían leer el otro día una lista de direcciones twitter a las que se aconsejaba banear debido a su vinculación con los servicios secretos iraníes. 

La intoxicación informativa, como siempre, puede llegar desde cualquier bando. Eso no lo cambia Twitter. Es absurdo asociar automáticamente nuevas tecnologías y voluntad democrática. Resulta sencillo registrarse en Twitter y rellenar el cajón de 140 caracteres fingiendo que se está en Gaza o en Teherán. A falta de fuentes fiables, con todos los periodistas vetados por esa dictadura teocrática que es el régimen iraní, sólo es posible reconocer que no se dispone de fuentes, tal y como están haciendo los grandes periódicos. De lo contrario, acabaremos dando demasiado poder al que esté tuiteando desde el otro lado, sea quien sea…dios-twitter

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s