Hardware versus Software: no intente hacer esto en su casa

Publicado: 21 febrero 2011 en Miguel Calzada
Etiquetas: , , , ,

La tela que forma las Redes en las que nos movemos, y en las que quedamos atrapados, tiene una parte sólida, dura como el hueso (hardware), y otra flexible que se regenera como la piel (software). La mejor manera de diferenciar estos dos elementos es que el hardware se rompe si lo tiramos por la ventana, mientras que no podemos tirar el software a ningún lado porque hace tiempo que es intangible y vive dentro de un lugar al que llamamos Nube. Sin hardware no tendríamos cuerpo con el que movernos por Internet. Sin software, nos faltaría el alma.

Como en todo dualismo, siempre ha habido quien ha planteado un pronóstico razonable sobre quién estaba ganando la partida. En el principio, el software era un extra, era impensable cobrar por él y los programadores intercambiaban sus aplicaciones libremente. Cuando el dinero empezó a inundar el sector, las cosas cambiaron y el software empezó a ser un coto cerrado, especialmente los sistemas operativos. Vender software (antivirus, videojuegos, editores de vídeo) se convirtió en una buena manera de hacerse millonario.

Hay quien dice que vivimos una nueva edad dorada del software. Surgen programas que simplifican el proceso de crear aplicaciones, poniendo al alcance de cualquiera lo que antes solo un experto programador podía hacer. Se extiende el software libre, el que puede ser modificado y mejorado por los propios usuarios. Libre no es lo mismo que gratis, aunque últimamente ambas cosas suelen coincidir. El copyleft tiene sus reglas y la utopía gana terreno.

Pero el hardware sigue siendo coto exclusivo. La técnica para fabricarlo es un asunto gremial. Todos podemos hacer una página web, reprogramar nuestro router y conseguir gratis todo tipo de contenidos (noticias, películas, libros, juegos…). Pero solo unos pocos saben cómo fabricar una pantalla, un disco duro, un ratón, un cable.

En la antigüedad, los escribas eran un gremio, una casta que basaba sus privilegios en que eran los únicos que sabían escribir. Sin ellos los emperadores no podían dejar constancia de sus conquistas y era imposible llevar las cuentas de las arcas reales. Conscientes de lo que les hacía fuertes, los escribas solo enseñaban la técnica a sus hijos, garantizando así que no les faltaría el pan. Pero el progreso es una faena, ha impedido a Bill Gates convertirse en el Mago de Oz y dejó a los tataranietos de los escribas sin trabajo. Con la aparición de las primeras gramáticas se abrió el coto de la escritura y hoy en día el 98% de los españoles sabe leer y escribir.

No sabemos encender fuego sin mechero. No sabemos sustituir una simple tecla de nuestro ordenador sin mandarlo al servicio técnico. Pequeños escarceos como arreglar una cinta de casete extrayéndola de su carcasa y metiéndola en otra nueva (con la inestimable ayuda de un boli bic), llegaron a su fin con la digitalización del universo. ¿Quién puede arreglar un iPod? Si se te rompe el artilugio e intentas hacer algo en tu casa, lo que sea, despídete de la garantía. Manejamos minúsculas cajas negras que si se rompen no tienen solución: no pueden abrirse y solo unos sabios desconocidos pueden devolverlas a la vida.

Nos emocionamos con el software pero lo que nos roba el corazón es el hardware. Sabemos que el software puede tenerlo cualquiera: descargarlo, editarlo, actualizarlo… El Misterio está dentro de los inventos de Apple, como su televisión digital, un cacharro hermético con Wi-Fi destinado a cambiar la tele para siempre. Apple TV (o sus competidores, como D-Link Boxee Box) está pensada para ver una tele que todavía no existe. Canales temáticos en Internet, televisiones especializadas que existirán solo en la Nube y que llevarán al límite eso que llaman “fragmentación de las audiencias“. En el principio fue el hardware.

Si la utopía avanza, despidámonos de los imperios mediáticos, de los Murdoch y Berlusconis de este mundo, que tendrán que buscar fortuna en otros lugares. Lo que no se puede tocar es libre. Para mantener un imperio y cuadrar las cuentas de las arcas reales hacen falta técnicos. Lo que puede romperse si lo tiramos por la ventana, eso es lo que vale dinero. Dios se apiade de nuestro software…

About these ads
Comentarios
  1. [...] Hardware vs Software: No intente hacer esto en su casa miguelcalzada.wordpress.com/2011/02/21/hardware-versus-so…  por mstrada hace 2 segundos [...]

  2. [...] Actualizados : Hardware versus Software: no intente hacer esto en su casa Marketing 2.0: Y los malos se hicieron buenos Internet como bola de [...]

  3. Oliver dice:

    Estupendo texto Miguel, correcta exposición de los echos y reflejo inmediato
    de los que nos sucede a este otro lado de Internet y las máquinas que tanto os gustan
    somos elegidos, aun no se si es un orgullo o una verdadera cruz ensamblar hardware y software

  4. A concentrarse en el hardware, aunque solo sea por ir contratendencia. En un día puedes enseñar a 10.000 tíos a manejar Dreamweaver. Pero la verdadera pregunta es: ¿cuántos chinos necesitas para niquelar un chip?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s